Se oían unos pasos por el pasillo mientras desde la ventana comencé a ver llover, estaba un poco asustado, de pronto oí un ruido muy extraño, me metí entre las sabanas con mucho miedo. Me alivié al saber que era el viento que chocaba a través de las tablas.
Al cabo de unos segundos me levanté porque no podía dormir, intenté buscar alguna salida pero nada, no encontraba nada, en esos momentos estaba muy nervioso y cansado de intentar escapar y pasaba mucha hambre. Solo pensaba por qué estaba en esa habitación.
A los pocos minutos empezaron a dar unos golpes en la puerta, pero al final vi que era mi padre y unos policías que me encontraron en buen estado pero un poco mal porque no tenía comida.
Al final me sacaron de esa habitación y pude ver a mi familia muy contenta de verme y también porque mi padre fuera quien me rescató.

 
 
Jose Antonio