Se oían unos pasos por el pasillo mientras desde la ventana comencé a ver llover, me di la vuelta, era un robot con los ojos rojos. Le pregunté de donde venía y no me contestó, solamente hacía un ruido raro.

•  ¡Clac! ¡Clac! ¡Clac!

Después me di la vuelta y desapareció. Al día siguiente me levanté y me encontré con él. Luego se fue al baño y salió vestido con ropa de verano. Me asusté un montón y me di cuenta de que era mi primo. Le pregunté a ver de donde era aquel disfraz y me contestó:

•  Lo compré en una tienda de disfraces.

Y eso fue lo que pasó aquel día.

 
 
Cai Xia