Se oían unos pasos por el pasillo mientras desde la ventana comencé a ver llover. Yo estaba durmiendo y vivía en un piso.
Un día estaba durmiendo y escuché unos chillos, eran de mi vecina. Me levanté sobresaltada y vi a la policía. El problema es que había un perro infectado, había atacado a todos los animales y había mordido a una niña llamada Mónica. Esa niña tenía mucha fiebre.
En un instante la niña mordió a su madre el ojo y ataron a la madre con unas esposas a la escalera. La madre había cogido la rabia.
Subió la policía y la mujer chilló, fue corriendo a morder a un policía y éste se lanzó desde un 5º piso por el agujero de la escalera.
El hombre tenía grandes heridas, la policía metió dos tiros a la mujer que aun así seguía viva y mordió a uno de ellos y éste a otro. Así hasta que murieron todos y pusieron una bomba.
Sólo uno quedó vivo, pero los demás no. El superviviente en el piso era un vecino gitano que mató al único rabioso que quedaba y así salió del piso.

 
 
Tatiana