Se oían unos pasos por el pasillo mientras desde la ventana comencé a ver llover, escuché una canción, no era nadie cantando, era mi corazón.
Le pregunté a una chica:

•  ¿Cómo te llamas?

•  Me llamo Mella- me dijo.

•  Eres lo más bello.

Le pedí que saliera conmigo y me vino a dar un tortazo, es entonces cuando sentí su rechazo, pero al final me dijo que sí.

 
 
Aitor