Se oían unos pasos por el pasillo mientras desde la ventana comencé a ver llover.
Monono, que siempre se sentía mal porque sus padres se separaron, se fue y no volvió hasta Navidad.
Pasaron 12 meses casi y volvió, les explicó cómo se sentía y se juntaron de nuevo.

 
 
Tatiana